la abuela del Lidl - entrealiHadas
51559
post-template-default,single,single-post,postid-51559,single-format-standard,qode-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,brick-ver-1.8, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,enable_full_screen_sections_on_small_screens,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

la abuela del Lidl

la abuela del Lidl

Hace unas pocas semanas me planté bien pronto en el Lidl de mi zona para hacerme con pantalones de nieve para toda la familia, un chollo la verdad.

entrealiHadas

Mientras estaba rebuscando por los montones a ver si encontraba las tallas adecuadas, una señora mayor que estaba a mi lado me dijo: “te importaría probarte esta chaqueta, mi nieta es más o menos como tú y quisiera saber si le vendría”.
entrealiHadas
Mientras yo me probaba, la señora me contó que ya era el segundo Lidl al que acudía en busca de un encargo que su hija le había hecho, una chaqueta para la nieve que su nieta necesitaba para un viaje con el instituto; como su hija trabaja le era imposible ir a primera hora y como necesitaba esa chaqueta, no podía arriesgarse a ir por la tarde y que ya no quedarán, así que se lo pidió a su madre.
entrealiHadas
Ahí estaba esa señora que no entendía nada de ropa de nieve, que no tenía muy claro si ese tipo de prenda debe de quedar holgada o prieta, que no sabía qué color y estampado podría gustarle más a su nieta, tratando de conseguir esa chaqueta entre la marabunta de personas y todo esto, después de haber estado ya en otra tienda, donde se habían agotado.
entrealiHadas
Esa abuela me recordó a todas las abuelas y a todos los abuelos que cada día se levantan pronto, cuidan de sus nietos, ayudan a sus hijos, hacen la compra, hacen recados, aprovechan que han ido a verte y te friegan lo que está en pila y te tiran la basura cuando se van, que te arreglan un dobladillo y te pasean al perro cuando te vas de viaje… Una lista que es infinita…
entrealiHadas
Por eso cuando ya me estaba quitando la chaqueta y dándosela le dije: “qué suerte tiene tu hija y tu nieta” pero yo realmente estaba pensando en mi suerte, en la suerte que tenemos todos los que contamos con esas madres, padres, abuelas y abuelos maravillosos que JAMÁS se cansan de cuidarnos. Sí, qué suerte!
Sin Comentarios

Comentario